domingo, 13 de noviembre de 2016

Lo que Quiero

Quiero decirte que lo siento.
Quiero pedirte perdón por cómo te traté anoche,
que ni yo misma me reconocía.

Quiero que todo siga como antes, tal cual, 
que es perfecto.
Que significas mucho para mí y no estoy dispuesta
a perder esto.

Quiero que nada cambie
Quiero que sepas que estoy aquí
Quiero verte sonreír

Eso es lo que quiero.

lunes, 22 de octubre de 2012

Y sin mirar atrás

La vida es un camino que nos obliga a avanzar. A veces nos regala campos llenos de flores y otras veces cuestas empinadas o bajadas peligrosas, pero hay que seguir andando aunque nos quedemos solos y a oscuras, muertos de miedo, sin saber a dónde vamos, o lo que es peor, sin saber quienes somos ni qué queremos.


miércoles, 15 de febrero de 2012

"Resistiré"

Hace tiempo que no escribo.
Debe ser porque cuando más inspirada me siento es cuando peor me encuentro moralmente.
Realmente no sé si alegrarme ya que significa que estaba bien, pero hace unos días que no me hallo a mí misma. No sé dónde estoy... Estoy como ausente... 
¿La razón? No la sé, y tampoco parece que me importe demasiado.
Lo que si me preocupa es que al no estar donde "tengo" que estar, mi mente está en cualquier parte y puede resultar peligroso para mí y los que estén a mi alrededor... ¡MUY PELIGROSO!
No termino de encontrarle sentido a todo lo que hago: Si sonrío, porque sonrío... Si no, porque no... Si callo porque callo y si hablo porque no me callo. Lo gracioso es que todas esas criticas no vienen de fuera. Yo misma "lo hago" cada vez que "lo hago". Me pregunto a mi misma "¿Por qué lo has hecho?" o "¿Por qué has abierto la boca?". 
Ridícula es como me siento, a veces... Inexistente en ocasiones... Indiferente en conjunto.

Cierro lo ojos para decirme a mí misma que no son más que tonterías, que en cualquier momento voy a sentirme mejor, así porque sí.
Ya han cesado las ganas de llorar carentes de explicación... ¡Me vuelvo loca! 

Me gusta pensar que quiero llorar porque tengo algo en el ojo o porque me duelen las entrañas o porque me siento sola o porque me he golpeado el dedo meñique del pie con la pata de la mesa, pero no le encuentro razón... 

Aún así, 
Resistiré.

jueves, 1 de diciembre de 2011

De la noche a la mañana


Relájate, piensa en un lugar feliz.
¿Cuál es tu imagen?

Yo me imagino en un campo, pradera o colina con hierba fresca y de un verde intenso, húmeda, como mojada con agua de rocío. Me tumbo sobre ella y me refresca. Me hace sentir como en el paraíso. Revolotean mariposas, cantan pájaros y suenan risas de niños a lo lejos. Me siento bien. Me siento viva.

De repente, empieza a oscurecer y tengo la sensación de crecer, subo rápidamente y puedo tocar las nubes. Las gentes parecen hormigas desde aquí arriba. Estoy en la cima de la montaña, puedo sentir el frío conrtante en mi piel, y la libertad.
La inmensidad a mis pies comienza a asustarme, se me nubla la vista y el oxígeno empieza a escasear. Esto provoca mi caída.

Caigo, caigo y caigo y nunca llego a tierra. "¿Cúántos kilómertos he caído? Ya apenas tengo fuerzas para gritar". El miedo se apodera de mi cuerpo.

La montaña se ha convertido en un volcán, que entra en erupción aún estando yo en el aire. Dejo entonces de caer, ahora me deslizo por la lava que me acompaña en la bajada abrasándome.

Una vez en el valle que rodea al volcán, entumecida por el dolor provocado por las numerosas quemaduras, observo a mi alrededor.Ha desaparecido todo: El sol, los colores, la humedad, la vida... Ya solo hay cenizas... solo oscuridad y silencio. Inmensa muerte.

Mis lágrimas causadas por el estupor me hunden en lo más profundo de mi miseria. Sorprendentemente la caida de estas limpia a mi alrededor la ceniza del valle. Debajo ya no había hierba, solo tierra seca e inerte, sin esperanzas algunas de volver a brotar vida de sus entrañas.

Llega la noche y la imagen de mi cuerpo acurrucado y tembloroso se asemeja a la de un cahorrillo en una noche de tormenta, pero al igual que este encuentra un hilo de ilusión cuando lo acojen en un hogar, al despertar había retornado a la situación inicial.

Los rayos de sol atravesaban mis párpados y me deseaban buenos días.





miércoles, 5 de octubre de 2011

Respira optimismo

Hoy me he despertado con una sonrisa enorme en la cara y una frase en mi cabeza: "Hoy voy a tener un buen día".

Parezco un anuncio de compresas, pero
¡ME ENCANTA!

martes, 27 de septiembre de 2011

Voy a ser feliz porque es bueno para la salud


Ya estamos otra vez. 

Cuando menos te lo esperas te da la comedura de cabeza y te pones a pensar y pensar, y en tu propio pensamiento te montas una película que ha nacido de suposiciones e imaginaciones tuyas. 

Todo parece ir bien y eso asusta, porque no es lo habitual, una no se acostumbra a que de un día para otro y sin venir a cuento haya una razón añadida a tu sonrisa diaria. Pero ahí está.
A todos nos acobarda la novedad y las consecuencias que pueda traer consigo.

A día de hoy, asustada y temblando como un cachorrito que se muere de frío, he asumido que para avanzar hay que dejar que entren cosas nuevas en tu vida para que no se convierta en una rutina, para que sigas adelante y no te quedes estancada. 

Me propongo un reto, sí, a mí misma, seguir adelante como hasta ahora sin cerrar puertas a las nuevas experiencias que quedan por venir, dejar de pensar tanto las cosas, que dicen que no puede ser muy bueno, y afrontar todo lo que llegue con una gran sonrisa.